Club de fútbol

Para poder explicar en qué consiste un club de fútbol es necesario saber en primer lugar qué es un club. Se trata de una sociedad fundada por un grupo de personas, las cuales tienen intereses comunes y que llevan a cabo actividades culturales, deportivas o recreativas de manera conjunta. Su objetivo es fomentar y patrocinar la práctica de un deporte.

El club de fútbol es una entidad creada para la práctica de este deporte. El club puede afiliarse a una asociación o a una federación cuando la práctica de fútbol se realiza a nivel profesional. Esta al mismo tiempo formará parte de una confederación continental. Actualmente existen seis organismos a nivel continental: la UEFA, la Conmebol, la Concacaf, la CAF, la AFC y la OFC.

Algunas veces el club de fútbol forma parte de una institución polideportiva de mayor importancia, e incluso puede incluir otras áreas deportivas, tales como el baloncesto, el voleibol, el hockey, el balonmano, el tenis, la natación, el rugby o el boxeo.

Los clubes de fútbol pueden identificarse gracias a sus distintivos: la equipación, los colores y el escudo. Los clubes más importantes incluso disponen de su propio estadio.

La financiación de un club de fútbol

El club de fútbol puede pertenecer a los socios de este, los cuales pagarán una cuota mensual, semestral o anual. De esta forma podrán participar en sus actividades o hacer uso de todas sus instalaciones. En algunos clubes la categoría de socio puede incluir tanto a los deportistas como a los aficionados.

El club también puede estar administrado por una organización externa, o incluso ser una sociedad anónima que pertenece a una sola persona o a un grupo. Una sociedad anónima es una sociedad de responsabilidad limitada y de carácter mercantil. Se convierten en titulares de la sociedad todas las personas físicas que participen de manera activa en el capital social de esta por medio de acciones o títulos. Estos accionistas únicamente pueden responder con el capital aportado al tratarse de una sociedad limitada. En ningún caso podrán responder con su patrimonio personal.

La directiva de un club de fútbol

La asamblea general, la junta directiva y el presidente son los órganos de gobierno y representación de un club. La asamblea general está compuesta por todos los socios y socias con derecho a voto, siendo el mayor órgano de representación y gobierno del club de fútbol. Estos socios podrán intervenir directamente cuando el número total de socios del club sea inferior a dos mil. En el caso de que este número supere esta cifra, la participación de los socios en la asamblea general se realizará a través de representantes.

La junta directiva de un club de fútbol se encarga de ejecutar los convenios acordados por la asamblea general, así como de ejercer todas las funciones recogidas en los estatutos del club. Todos los cargos de la junta directiva, incluido el de presidente, son elegidos por la asamblea general mediante votación. Entre los cargos de la junta directiva se pueden encontrar a: el presidente, el vicepresidente, el tesorero, los vocales deportivos, los gerentes y los coordinadores.

Diferencia entre el club de fútbol y la Sociedad Anónima Deportiva

El club de fútbol tiene como objetivo el desarrollo de este deporte en competición de manera profesional en un ámbito nacional. Además, tiene limitada su participación únicamente a esta modalidad deportiva en las competiciones oficiales.

La ley recogida en el Real Decreto obligó a convertirse en SAD (Sociedad Anónima Deportiva) a todas aquellas entidades que participaran en competiciones consideradas como profesionales por la propia ley. Por otro lado, a todas aquellas entidades que no hubiesen tenido pérdidas durante los cuatro ejercicios anteriores a la entrada en vigor de esta ley, se les permitió continuar como clubes deportivos. No obstante, si alguna de estas entidades presentara pérdidas, tendrá que convertirse de manera obligatoria en Sociedad Anónima Deportiva.

Debido al fracaso que ha supuesto la reconversión de los clubes de fútbol en SAD, el Gobierno estudia la posibilidad de que un equipo de fútbol profesional no tenga la obligación de convertirse en Sociedad Anónima Deportiva.