Contraataque

El contraataque es una acción táctica ofensiva, la cual consiste en el ataque de un equipo justo en el preciso momento en el que su rival ha perdido la posesión del balón. El factor sorpresa es determinante en esta táctica, ya que si se actúa rápidamente, la defensa del equipo contrario estará descolocada y habrá más posibilidades de marcar un gol. El contraataque se puede llevar a cabo a través de pases largos y precisos, o bien mediante pases en profundidad aprovechando la velocidad de un jugador que consiga superar la línea defensiva.

Cerca del mediocampo se suelen situar uno o dos delanteros, de tal forma que se encuentren en una posición adecuada para recibir el balón cuando tiene lugar el contrataque. Los centrocampistas y los defensas también pueden participar en él, superando así en número al rival y desplazando la pelota rápidamente. La presión al contrario debe ser constante para conseguir que los centrocampistas pierdan el esférico y poder realizar el contraataque.

Por lo tanto, para lograr un buen contraataque, el trabajo defensivo tiene que ser eficaz. Este debe coger desprevenido al contrario, por lo que el equipo tendrá que realizar pases rápidos y precisos buscando la profundidad, para que así no tenga tiempo a reaccionar.

Fases del contraataque

El entrenador debe conocer la lógica interna del contraataque para poder entrenarlo y llevarlo a cabo posteriormente. Este puede dividirse en tres fases:

Fase 1

En esta primera fase es cuando se produce el robo del balón. El equipo debe realizar rápidamente el contraataque, asegurando los primeros pases para garantizar la evolución del mismo. Dichos pases han de ser cortos y precisos para rebasar la línea defensiva, siempre visualizando la posición del resto de los compañeros, encontrando el momento justo de entregar la pelota a uno que esté aventajado.

Fase 2

Para evitar que el adversario se reorganice, el contraataque debe ser muy rápido. Para ello se tienen que efectuar pases en profundidad seguros y precisos. Si el equipo comete algún fallo, puede ocasionar la pérdida del balón, y por consiguiente el contraataque del equipo rival.

Fase 3

En esta fase se finaliza el contraataque, y por lo tanto se conoce la validez y la eficacia del mismo. Se habrá alcanzado el objetivo si el equipo ha sido capaz de llegar a la portería en el menor tiempo posible y anotar un tanto.

Pin It on Pinterest

Share This