Control

Se trata de una acción técnica individual mediante la cual un futbolista controla el balón dejándolo debidamente preparado para ser jugado de manera inmediata. El control es prácticamente el primer movimiento que realiza el jugador cuando recibe el esférico, por lo que gracias a la eficacia de este, se pueden conseguir unos buenos resultados en las acciones posteriores.

El control debe ser preciso y rápido para que el equipo pueda sacar provecho. Se puede realizar con cualquier parte del cuerpo, a excepción de las manos y de los brazos. Esto hace que presente diferentes maneras de poder llevarlo a cabo.

Esta acción también hace posible que el equipo mantenga la posesión del balón, además de que el juego pierda un poco de velocidad, lo cual hará que el jugador tenga tiempo suficiente para pensar su próximo movimiento. El control también mantiene la perfecta armonía cuando no hay un compañero para pasarle el balón al primer toque.

Tipos de control

El control se puede clasificar teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

Con respecto al suelo

Este tipo de control puede ser a ras del suelo, a media altura, aéreo con trayectoria ascendente y aéreo con trayectoria descendente.

Con respecto a la superficie de contacto

Existen múltiples superficies de contacto con las cuales un jugador puede realizar el control. Cualquiera de ellas es totalmente válida siempre que lo ejecute de la manera correcta.

El control dependerá en gran medida de la altura a la que llegue el balón. Si este viene a ras del suelo, se suele utilizar el interior, el exterior o la planta del pie para controlarlo. Si llega a media altura, normalmente se controla con el muslo o con la parte interior del pie, y en el caso de que el balón sea alto, se usa el pecho o el empeine si tiene trayectoria descendente.

Con respecto a la forma de controlar el balón

Puede realizarse a través de controles básicos o de controles orientados. Dentro de los controles básicos se puede distinguir:

  • La parada: el balón queda totalmente inmovilizado. Aunque frena el ritmo del juego, se trata del tipo de control más seguro.
  • La semiparada: a través de la cual se reduce la velocidad del balón y se cambia su trayectoria.
  • El amortiguamiento: mediante el cual también se disminuye la velocidad del esférico pero no se cambia su trayectoria.

Controles orientados

Los controles orientados se producen como consecuencia de los tres anteriores. Se realizan con un solo toque, y gracias a ellos se deja el balón preparado para llevar a cabo la próxima acción.

Quizás también podría interesarte:

Pin It on Pinterest

Share This