Defensa

En el mundo futbolístico, la defensa es la última línea que separa al rival de la portería. Está formada por un grupo de jugadores llamados defensas, los cuales deben impedir, haciendo uso de sus habilidades, que el contrario se acerque a la meta y marque un gol. Por lo tanto, proteger a su equipo de los ataques del adversario se convierte en su principal misión.

Dentro de un equipo existen diferentes tipos de defensas. Estos asumirán un rol que dependerá de la posición que adopten en el campo, de sus características físicas y de su manera de jugar. Siguiendo este criterio, los defensas pueden ser clasificados de la siguiente manera: el defensa central, el defensa lateral y el defensa libre. Este último a su vez puede dividirse en: líbero y carrilero. En ocasiones, incluso los mediocentros pueden ejercer las funciones de un defensa si disponen de las características defensivas necesarias.

Categorías de los defensas

  1. El defensa central

El defensa central, también conocido como zaguero central, es el futbolista que toma el mando en la zona defensiva, por lo que debe tener capacidad de liderazgo e inteligencia a la hora de trazar las tácticas. Suele jugar de una forma más contenida que el centrocampista defensivo, esperando el ataque del rival en la última línea. Su misión principal es proteger el área que le ha sido asignada, no salir en la búsqueda del balón.

Habitualmente, los defensas centrales son jugadores altos, fuertes y veloces, con un excelente dominio del juego aéreo y capaces de interceptar los pases.

  1. El defensa lateral

El defensa lateral, también conocido como marcador de punta, cumple en la actualidad un papel mixto en algunas alineaciones, combinando la defensa con el ataque, aunque lo primero prevalece a lo segundo. En otros tipos de formaciones, puede jugar incluso por las bandas para evitar que los delanteros del equipo contrario penetren en el área de meta, asumiendo en ocasiones las funciones de un defensa central.

Suelen ser jugadores veloces dotados de una gran resistencia, ya que tienen que apoyar a sus compañeros ofensivamente. También deben poseer precisión y eficacia en sus pases porque a veces tienen que enviar centros al área del equipo contrario para que el delantero pueda marcar un gol.

  1. El defensa libre por el centro o líbero

El defensa libre por el centro o líbero no tiene una posición asignada. Se trata del último jugador al cual el rival debe enfrentarse, situándose de este modo por detrás de la línea defensiva, aunque en ocasiones también puede jugar por delante de esta con el fin de llevar a cabo un ataque. Su misión es cubrir a un compañero de la defensa que haya sido superado por un contrario. Actualmente es una posición que está en desuso.

  1. El defensa libre por la banda o carrilero

Este tipo de jugadores están ubicados en las bandas para apoyar a sus compañeros tanto en las tareas defensivas como en las ofensivas. En lo referente al ataque, deben ser capaces de dejar atrás su posición y poner centros. Si se encuentran en el centro del campo, su tarea será la de ayudar a recuperar el esférico y mantener su posesión. Su labor como defensor es cortar centros para conseguir de nuevo el balón.

Suelen ser jugadores con una gran capacidad física, ya que recorren constantemente la banda para atacar y el centro del campo para apoyar a sus compañeros, y posteriormente regresan a su posición defensiva cuando el rival lleva a cabo su ataque. Deben ser capaces de realizar buenos centros desde las bandas, además de tener un buen lanzamiento a puerta.

  1. El mediocentro defensivo

Este jugador se encarga de los balones divididos, intentando alejar en la medida de lo posible el peligro fuera del área de su equipo. También puede adelantarse al último hombre para salir al encuentro del atacante. Por lo tanto, el mediocentro defensivo puede marcar a un rival o anticiparse a las jugadas del contrario para desbaratar su ataque.

Pin It on Pinterest

Share This