Dominio del balón

la técnica en el fútbolEl dominio de balón es la técnica a través de la cual un futbolista consigue dominar el esférico para dirigirlo hacia el lugar que quiere. Todo buen jugador debe ser capaz de realizar de manera correcta dicha técnica, para lo cual necesita practicar mucho y ser tenaz, además de poseer dos dotes fundamentales: la sensibilidad hacia el balón y el equilibrio del cuerpo.

Si el futbolista trabaja tanto la conducción en corto del esférico, es decir, el control del mismo sobre el campo de juego, como el peloteo, es decir, su capacidad para mantener la pelota en el aire, logrará mejorar ambas virtudes.

El equilibrio precisa de la adaptación del cuerpo a todos los cambios que este experimenta con el movimiento, lo cual supone ser capaz de ir hacia un lado mientras se lanza el balón hacia el opuesto, esperar el momento justo para regatear en movimiento o golpear hábilmente desde una posición poco frecuente.

Las superficies de contacto con el balón

El pie

Se trata de la parte del cuerpo que más utiliza en el fútbol. Puede ser dividida en:

  • La planta del pie: generalmente se usa para desviar, parar, conducir, semidesviar y pasar la pelota.
  • El empeine: se utiliza para rematar, pasar en largo y amortiguar la caída del balón.
  • Borde interno: el futbolista usa esta superficie de contacto del pie para asegurarse de que el esférico vaya al destino deseado. También se emplea para amortiguar, semiparar, rematar desviar, pasar y conducir.
  • Borde externo: sirve para desviar, amortiguar, conducir, semiparar, engañar, rematar y pasar la pelota.
  • Punta: se utiliza en determinadas situaciones que requieren de cierta urgencia, tales como disparos instantáneos y rechaces, aunque también se emplea para pasar, desviar y rematar.
  • Talón: se emplea en aquellas jugadas de lujo o distracción.

La rodilla

Se usa para amortiguar la caída de la pelota y también para realizar pases.

El muslo

Esta superficie de contacto del cuerpo se utiliza para amortiguar, proteger, dominar, pasar y desviar el balón.

El pecho

Se emplea para anticipar, desviar, amortiguar y pasar la pelota.

El hombro

Sirve tanto para amortiguar como para pasar.

La cabeza

Se trata de una superficie de contacto muy útil a la hora de cabecear, conducir, amortiguar, anticipar, rematar y desviar el esférico.

Ejercicios para mejorar y practicar el dominio de balón

En los ejercicios enfocados a la mejora del dominio de balón, el jugador debe utilizar ambos pies y no acostumbrarse a mirar la pelota, o al menos hacerlo durante el menor tiempo posible. A continuación se explican algunos de ellos:

  1. Balón sobre el suelo: el jugador de fútbol tiene que controlar la pelota con el pie, manteniendo en todo momento la planta apoyada sobre la misma. Todo el peso de su cuerpo tiene que descansar sobre su pierna de apoyo. El futbolista debe saltar continuamente, alternando el pie que controla el esférico.
  2. Equilibrio sobre una pierna: el jugador debe hacer rodar el balón con la planta del pie hacia izquierda y derecha, y también hacia delante y hacia atrás.
  3. Pelota entre los dos pies: el futbolista tiene que separar las piernas ligeramente, colocando el balón entre ambas. Sin moverse del sitio, debe realizar saltos alternando entre uno y otro pie para pasar el esférico del lado derecho al izquierdo y del izquierdo al derecho.
  4. Alzar el balón con el empeine: tras llevar a cabo esta acción, el jugador tiene que comenzar un peloteo sin desplazamiento y con toques variados.
  5. Peloteo rítmico con el empeine: el futbolista debe realizar este peloteo cada vez que el esférico bote en el suelo. Para ello debe emplear los dos pies.
  6. Toques de balón con ambos muslos: el jugador tiene que intentar que la pelota no caiga al suelo utilizando esta superficie de contacto.
  7. Toques con diferentes partes del cuerpo: el futbolista debe llevar a cabo varios toques individuales de balón sin moverse del lugar, utilizando para ello los pies, los muslos, los hombros, la cabeza, el pecho y las rodillas. Tras cinco o seis toques, tiene que mandar la pelota a una distancia de entre diez y quince metros por delante de sí mismo, realizando para ello una parábola. Justo en ese momento debe correr rápidamente hacia el balón, intentando que este no bote en el suelo o que solo lo haga una vez, para posteriormente seguir dando toques durante unos segundos antes de volver a llevar a cabo otra parábola.
  8. Toques sin desplazamiento o con un movimiento ligero: este ejercicio se tiene que realizar alternando los muslos, los pies y la cabeza.
  9. Conducción hacia delante de la pelota: el jugador debe dar unos pasos hacia delante conduciendo el balón, deteniéndolo bajo la planta del pie para iniciar de nuevo la conducción en el sentido opuesto con la cara interna del otro pie. Posteriormente, se puede repetir el ejercicio pero utilizando la cara externa del mismo pie que está apoyado sobre la pelota.
  10. Peloteo de cabeza: el futbolista debe realizar este ejercicio sin moverse del sitio, para lo cual tendrá que intentar mantener el equilibrio.
  11. Golpeo de la pelota contra la pared: para realizar correctamente este ejercicio, los jugadores deben golpear el balón con la cabeza situándose a una distancia de entre un metro y un metro y medio de la pared. El vencedor del juego será aquel que sea capaz de golpear el esférico más veces sin que caiga al suelo.
  12. Conducción de la pelota en círculo: este ejercicio se debe llevar a cabo con la parte externa del pie. El futbolista tiene que tocar el esférico a cada paso que dé, alrededor de un círculo de unos tres metros de diámetro aproximadamente. En el caso de que el giro se haga en el sentido de las agujas del reloj, el jugador debe llevar la pelota con el pie derecho. Si se realiza en el sentido contrario, la debe llevar con el pie izquierdo.

También se puede llevar a cabo este mismo ejercicio pero utilizando la cara interna del pie que se encuentra más alejado del círculo para realizar la conducción de balón.

  1. Conducción del esférico alternando la parte interna y externa del pie: este ejercicio es similar al anterior, pero en este caso la conducción de la pelota se tiene que hacer con la parte interna y externa del pie de manera alternativa. Si el movimiento se realiza en el sentido de las agujas del reloj, entra en juego la cara externa del pie izquierdo, y si por el contrario se hace en el sentido opuesto, entra en juego la cara interna del pie derecho.
  2. Lanzamiento de la pelota contra una pared: estando los futbolistas en posesión del balón, deben lanzarlo hacia una pared mientras está rebotando a la altura de su pecho. A su vuelta, tienen que dejar que la pelota bote tan solo una vez para llevar a cabo otro lanzamiento contra la pared. La distancia recomendada a la cual los jugadores deben situarse de la misma es de tres a cinco metros.

Pin It on Pinterest

Share This