Macrociclo, mesociclo y microciclo

Para conseguir un objetivo deportivo durante el transcurso de una temporada debe existir una correcta progresión, es decir, tiene que haber una organización adecuada del entrenamiento a través de una lógica de control. En el caso de que se eliminen algunas etapas de este o no sean realizadas de una forma periódica, el deportista puede padecer una lesión o sufrir problemas de estancamiento.

Este objetivo deportivo, ya sea a corto, a medio o a largo plazo, debe realizarse siguiendo unos principios establecidos. Si por el contrario se entrena de manera intuitiva y sin ningún tipo de control, el entrenamiento no cumplirá correctamente con su función. Por lo tanto, cualquier entrenamiento tiene que estar íntegramente controlado, establecerse de manera individual y ser previamente organizado por un experto en la materia.

El deportista debe estar familiarizado con los conceptos básicos de macrociclo, mesociclo y microciclo con el fin de perfeccionar su rutina de entrenamiento, la cual se base en el control previo y racional. Estos conceptos hacen referencia a los periodos que forman parte del entrenamiento.

Cada una de las directrices que se recomiendan seguir durante el proceso de planificación de un entrenamiento tienen sus ventajas, sus inconvenientes y sus diferencias, pero todas ellas poseen una característica en común: las unidades de organización y periodización. También es preciso indicar que cada una contiene a la siguiente, es decir, cualquier planificación está formada por uno o más macrociclos, estos al mismo tiempo se componen de múltiples mesociclos, y los cuales a su vez contienen varios microciclos.

El macrociclo

Se trata de la unidad organizativa más general de las tres que existen en la planificación de un entrenamiento. Su duración puede comprender un trimestre, un semestre o toda una temporada. Si el entrenamiento se lleva a cabo durante una temporada completa, esta suele estar formada por uno, dos o tres macrociclos como mucho. Dentro del macrociclo se pueden distinguir tres partes diferenciadas:

  1. El periodo preparatorio

En este periodo el deportista intentará conseguir las capacidades físicas necesarias para afrontar la competición, es decir, debe hacer todos los ejercicios requeridos para lograr la forma física óptima para cumplir su objetivo. El periodo preparatorio se divide a su vez en dos subperiodos:

  • La preparación general: este periodo se caracteriza por la gran cantidad de trabajo que deberá realizar el deportista. No obstante, la intensidad del mismo será media. En la preparación general el deportista intentará aumentar sus capacidades físicas básicas.
  • La preparación especifica: las capacidades físicas alcanzadas en el período anterior estarán encaminadas hacia otras más complejas para conseguir un mayor rendimiento en la competición. En este periodo habrá menos volumen de trabajo, pero la intensidad aumentará de manera considerable.
  1. El periodo competitivo

En este periodo el deportista tendrá que mantener al máximo el nivel de rendimiento alcanzado anteriormente, ya que será durante esta etapa cuando tengan lugar las competiciones. El periodo competitivo debe estar muy organizado debido a la gran exigencia que supondrá para el deportista. Todo el trabajo aquí realizado está orientado hacia las competiciones.

  1. El periodo de transición

Este periodo suele ser muy corto, tan solo durará entre tres y cinco semanas. En él se va reduciendo de manera progresiva el trabajo de preparación pero sin que este llegue a desaparecer del todo. Así se intenta evitar la pérdida de las capacidades físicas, es decir, el deportista debe realizar un descanso activo pero sin llegar al sobreentrenamiento. En este periodo tendrá lugar la transición que se produce entre el final de una temporada y el comienzo de la próxima.

El mesociclo

Es un periodo que puede durar un par de semanas, un mes o un par de meses. El objetivo previamente planteado en el macrociclo estará mejor organizado durante esta etapa. Los tipos de mesociclos que existen son:

  • El mesociclo de base: estos mesociclos normalmente se utilizan al comienzo de cada período. Se basan en la creación de una base física sobre la cual se trabaje posteriormente. Aunque este periodo se caracteriza por ser de menor intensidad, también lo hace por el gran volumen de trabajo que tendrá el deportista.
  • El mesociclo de desarrollo: en esta fase el deportista experimentará un aumento en su nivel de rendimiento físico, así como en sus capacidades. Al igual que ocurre en el mesociclo de base, el mesociclo de desarrollo será poco intenso pero con un gran volumen de trabajo.
  • El mesociclo de estabilización o precompetición: las capacidades físicas conseguidas en los mesociclos anteriores darán paso a un trabajo enfocado hacía otras capacidades más específicas, las cuales precise el deportista para la competición que vaya a realizar. Aquí el volumen de trabajo disminuye, pero aumenta considerablemente la intensidad.

El mesociclo de competición: tal como su nombre indica, es el trabajo que se realiza durante las competiciones y entre las mismas.

El microciclo

Es la unidad organizativa más pequeña de las tres que existen y está formado por múltiples sesiones de entrenamiento. Su duración puede variar bastante, pudiendo prolongarse desde las dos sesiones hasta las dos semanas. Todo el entrenamiento realizado en el microciclo estará siempre orientado a cumplir el mismo objetivo. Existen varios tipos de microciclos:

  • El microciclo de ajuste: gracias a ellos el deportista puede prepararse para afrontar los entrenamientos que requieran mayor intensidad en fases posteriores. Por lo tanto, puede decirse que es una etapa introductoria de poco nivel de carga.
  • El microciclo de carga: a través de las cargas medias de entrenamiento se intentará desarrollar las capacidades de rendimiento del deportista.
  • El microciclo de choque o impacto: por medio de este periodo se intenta conseguir que el organismo se adapte a estos procesos. Puede alcanzarse incrementando el volumen de carga durante los periodos preparatorios o subiendo la intensidad de carga durante el periodo competitivo.
  • El microciclo de aproximación: el trabajo realizado en este microciclo ya se encuentra más enfocado a afrontar la competición, por lo que se usan cargas muy parecidas a las que vaya a tener en esta.
  • El microciclo de competición: en esta fase tienen lugar las competiciones. Con el fin de que el deportista pueda afrontarlas en perfectas condiciones, es preciso racionar los descansos que se producen dentro de los microciclos.
  • El microciclo de recuperación: en este periodo el deportista sigue realizando trabajo para continuar con su desarrollo, pero a la vez aumenta los tiempos de descanso. Solo de esta forma evitará el sobreentrenamiento. Estos microciclos suelen ser utilizados después de los microciclos de choque o competición, ya que tienen un menor nivel de carga de entrenamiento.

Pin It on Pinterest

Share This