Resistencia aeróbica

La resistencia aeróbica puede definirse como la capacidad física de un individuo para llevar a cabo un esfuerzo de intensidad reducida o media durante un prolongado periodo de tiempo. Esta capacidad depende del equilibrio entre la necesidad de oxígeno que requiere la actividad física y el consumo que realmente se realiza, es decir, de la capacidad del sujeto de gestionar el oxígeno.

Cuando se lleva a cabo algún tipo de ejercicio, el individuo que posea una buena resistencia aeróbica podrá asimilar en mayor medida la fatiga generada por su realización. De esta forma se consigue mantener tanto la intensidad como el ritmo durante bastante tiempo.

La resistencia aeróbica ayuda al correcto funcionamiento del organismo cuando se produce un esfuerzo físico que se mantiene en el tiempo. El corazón y los pulmones son dos de los órganos que más sufren durante la realización de los ejercicios, los cuales utilizan el oxígeno absorbido por medio de la respiración como si de combustible se tratase.

Cada persona puede mejorar su resistencia aeróbica, ya que así reducirá su presión arterial, además de disminuir su riesgo de mortalidad, así como sus posibilidades de padecer osteoporosis y otro tipo de enfermedades, tales como la diabetes u otras de carácter cardiovascular.

Resistencia aeróbica en el fútbol

El fútbol requiere de la combinación del sistema aeróbico y anaeróbico. El sistema aeróbico asegura un ritmo de juego constante. Durante el transcurso de una temporada, la resistencia aeróbica puede estructurarse de la siguiente forma:

Según los diferentes periodos de la temporada

El trabajo aeróbico tendrá un papel diferente dependiendo de si el jugador se encuentra en el período preparatorio, competitivo o de transición.

  • Durante el periodo preparatorio: en este tiempo el futbolista  tendrá que conseguir la forma deportiva necesaria para afrontar el inicio de la temporada, manteniendo un alto nivel de rendimiento

Durante esta etapa se insistirá sobre todo en el acondicionamiento físico básico y en el comienzo de la puesta en forma, además de llevarse a cabo un entrenamiento específico. Con este trabajo aeróbico se intenta preparar al futbolista para que pueda soportar los futuros entrenamientos.

En este periodo la resistencia aeróbica intentará cubrir una distancia de rendimiento, la cual esté compuesta por esfuerzos de diferente intensidad y condición, y llevando a cabo los cambios necesarios en los tiempos de desarrollo de estos.

En la preparación de la resistencia aeróbica se deben emplear los métodos correctos, los cuales se basen al principio en el volumen y posteriormente en la intensidad de los ejercicios. Estos métodos habrá que realizarlos durante al menos dos semanas, incluyéndolos en la parte principal de la sesión.

Después de las vacaciones se debe comprobar el estado en el que se encuentran los futbolistas, para así determinar cuáles de ellos mantienen sus condiciones físicas y cuáles deben empezar desde cero a causa del deterioro de sus capacidades durante ese periodo de transición. La duración del periodo preparatorio dependerá del nivel del grupo.

  • Durante el periodo competitivo: se trata de un periodo de tiempo más prolongado, en el cual se potencian y consolidan las condiciones óptimas de rendimiento que permitan al futbolista competir a un nivel idóneo.

A pesar de que en esta etapa el rendimiento aeróbico queda en segundo plano, continúa siendo muy importante, ya que gracias a este, el jugador logrará recuperarse del esfuerzo físico más fácilmente, mantendrá la intensidad del mismo y  conservará un excelente estado de forma al final de la temporada.

Para reducir al máximo la pérdida de las capacidades aeróbicas se deben emplear diversos medios, tales como utilizar la misma carga exigida durante los encuentros, carreras para la recuperación después de llevar a cabo grandes esfuerzos y sesiones de mantenimiento.

El número de sesiones orientadas al trabajo de resistencia aeróbica será menor durante el periodo competitivo, ya que para mantener esta capacidad, el volumen de carga será menor que el necesario para obtenerla.

  • Durante el periodo de transición: en este periodo se debe realizar un descanso activo, es decir, el futbolista llevará a cabo sesiones de mantenimiento. El poder regenerador del trabajo aeróbico  se hace latente en esta fase.

El jugador debe entender que el entrenamiento de mantenimiento se realiza para evitar que la siguiente fase precompetitiva sea realmente dura, lo cual sucedería si el futbolista pasa de la ausencia total de ejercicio a la práctica sistemática del mismo.

Según el microciclo de competición

Un microciclo está compuesto por un periodo determinado de tiempo, normalmente de una semana.  Por lo tanto,  durante el microciclo se planifican y realizan los entrenamientos para una semana. Este se estructurará en función de la fecha del partido. Los miércoles y los domingos serán los días del microciclo que reciban mayor nivel de carga.

El trabajo aeróbico actuará como complemento a esos fuertes entrenamientos, ya sea a nivel de rendimiento como de recuperación, siendo los lunes y los viernes los mejores días para llevarlo a cabo.

Según la sesión de entrenamiento

Durante el inicio de la sesión de entrenamiento se desarrolla el calentamiento, dividiéndose en preparación general y especifica. Será principalmente en la preparación general donde se realice el trabajo aeróbico para activar el organismo y preparar al futbolista para los próximos esfuerzos que vaya a realizar. La intensidad de los ejercicios debe ser moderada y estos tienen que durar entre quince y veinticinco minutos.

Se debe hacer especial hincapié en el trabajo aeróbico en la parte principal de la sesión de entrenamiento, tanto en el período de preparación general como en el periodo de transición. Durante el resto de la temporada deberá desarrollarse en forma de regeneración o mantenimiento.

El objetivo del trabajo aeróbico de baja intensidad en la parte final de la sesión de entrenamiento, ayudará al organismo a retornar a sus niveles basales. Además, también hará que el futbolista mantenga y potencie la resistencia aeróbica obtenida durante el periodo de preparación.

Pin It on Pinterest

Share This