Las rotaciones

Una rotación consiste en el intercambio entre futbolistas. Esta tiene lugar cuando existe una necesidad física: el cuerpo humano necesita tiempo para descansar y recuperarse de los esfuerzos realizados durante los entrenamientos y los partidos, ya que, como ya sabemos tan importante es el entrenamiento como el descanso para la adaptación de nuestro cuerpo. Si un jugador no descansa lo suficiente, tiene más posibilidades de padecer una lesión, ya sea muscular, ósea o de ligamentos, y experimentará un mayor desgaste muscular y una mayor acumulación de tensiones.

Hay que tener en cuenta que cualquier jugador, por mucho o por poco que cobre, sufre desgaste físico. No por ganar más dinero el futbolista va a dejar de estar cansado. Este no aumenta su capacidad para aguantar el dolor o el sufrimiento, y evidentemente no le reduce el riesgo de padecer una lesión. Sin embargo, la necesidad de hacer rotar a los futbolistas no debe realizarse estrictamente por razones físicas, sino que también hay que tener presente el aspecto psicológico.

Dentro de un equipo puede resultar bastante complicado asignar funciones a los futbolistas, las cuales ayuden a mantener el equilibrio entre ellos, ya que, siempre hay quienes se sienten imprescindibles. Esto puede llegar a ser contraproducente para los intereses del equipo a corto y a largo plazo. Por eso son necesarias las rotaciones. Gracias a ellas se gestionan correctamente los recursos disponibles, modificando el protagonismo de los jugadores durante el transcurso del juego y considerando las exigencias que se presentan en cada uno de los partidos. Cualquier futbolista que forme parte de la plantilla tiene derecho a jugar y sino, habrá que plantearse si la plantilla no esta bien diseñada.

El entrenador es quien tiene la misión de repartir minutos de juego entre los jugadores que forman parte de su equipo. No obstante, esta tarea puede resultar bastante complicada, ya que debe saber elegir adecuadamente las rotaciones que tiene que hacer y los minutos en los cuales debe hacerlas. Si consigue que todos los componentes del equipo se sientan integrados dentro de este, siempre teniendo en cuenta sus cualidades deportivas, el entrenador logrará multiplicar el rendimiento individual, además de crear un buen ambiente en el equipo.

Razones para llevar a cabo las rotaciones

Las rotaciones son una de las estrategias más avanzadas en la gestión de los equipos de fútbol. Aunque a muchos entrenadores aún les cuesta hacer uso de ellas, deben tenerse en cuenta debido a las siguientes razones:

  • Prevenir la sobrecarga de los jugadores por su exceso en la suma de minutos de juego. Aquellos futbolistas que juegan durante muchos minutos están más expuestos a las lesiones.
  • El descenso en el rendimiento físico de un jugador, sobre todo cuando este juega dos o tres partidos en la misma semana. Además, la pérdida de energía experimentada por el futbolista también afecta negativamente al rendimiento del resto de su equipo.
  • Mantener el estado de competitividad dentro del equipo. A muchos jugadores les cuesta entender que tengan que descansar, pero una vez que lo han hecho son incluso ellos los que piden las rotaciones, ya que toman conciencia de lo que estas suponen para conseguir los objetivos de la temporada.

Quizás también podría interesarte:

Pin It on Pinterest

Share This
jQuery(function ($) { //open toggle $('a.open-toggle').on('click', function(event){ $('#toggle1.et_pb_toggle_2 .et_pb_toggle_title').click(); $('#toggle2.et_pb_toggle_2 .et_pb_toggle_title').click(); $('#toggle3.et_pb_toggle_2 .et_pb_toggle_title').click(); $('#toggle4.et_pb_toggle_2 .et_pb_toggle_title').click(); }); });