Saque de banda

El saque de banda es la manera de reanudar el juego que ha sido interrumpido al salir el balón en su totalidad fuera del terreno de juego por la línea de banda. Este debe efectuarse desde el punto por el cual salió la pelota. Nunca se puede meter un gol directamente de un saque de banda. En el caso de que esto ocurra, el árbitro indicará saque de esquina, si el esférico ha entrado en la portería del jugador que ha llevado a cabo el saque de banda, y señalará saque de puerta, si la pelota traspasa la meta del equipo rival del futbolista que realiza el saque de banda.

Además, el jugador que ejecuta el saque de banda no podrá volver a tocar el balón hasta que este que no haya sido jugado por otro futbolista, ya sea de su equipo o del equipo contrario. El árbitro solo dejará unos segundos para llevarlo a cabo, y si el jugador que lo realiza golpea de manera intencionada el cuerpo de un rival con el esférico, estará en manos del colegiado permitir que el juego continúe, siempre que este considere que el saque no se ha lanzado de manera imprudente ni realizado con demasiada fuerza.

Cómo ejecutar correctamente el saque de banda

A pesar de ser la acción a balón parado que más se realiza, también es la que menos se entrena. Por este motivo, es muy importante enseñar a los jugadores desde pequeños a llevar a cabo el saque de banda de la manera correcta, ya que puede convertirse en una excelente oportunidad para mantener la posesión del balón, aprovechando la pérdida del equipo contrario.

A la hora de ejecutarlo, el jugador debe seguir los siguientes pasos:

  1. Posición de las manos

En primer lugar, el futbolista debe coger la pelota con ambas manos, las cuales tienen que estar espaciadas de manera uniforme por toda su superficie. Si se colocan los pulgares de tal modo que casi se toquen en la parte trasera del esferico, el jugador le dará más fuerza al saque.

  1. Posición de los pies

Los pies deben estar colocados mirando al terreno de juego, tocando el suelo en todo momento para que el saque que sea válido. Las puntas de los mismos tienen que estar detrás o sobre la línea de banda, pero el jugador no puede cruzarla en ningún momento al lanzar el balón, ya que esto está considerado como una infracción, la cual puede hacer que el equipo pierda la posesión del balón.

Los pies deben estar separados un poco pero no demasiado, solo lo suficiente para que el futbolista se sienta cómodo. En el caso de que se lleve a cabo un saque de banda con carrera, el jugador tiene que colocarse varios centímetros detrás de la línea para disponer de la distancia necesaria para correr hacia ella sin traspasarla. Los pies pueden estar uno por delante del otro o a la misma altura.

  1. Posición de la espalda

El jugador debe arquear la espalda ligeramente para obtener mayor potencia en el lanzamiento. En primer lugar, se debe trabajar para adquirir una posición correcta de la misma, la cual haga sentirse cómodo al futbolista, para posteriormente practicar la fuerza en el saque.

  1. El impulso

El futbolista tiene que colocar el balón justo detrás de su cabeza, elevándolo seguidamente por encima de ella. El lanzamiento siempre debe ir de atrás de la cabeza hacia delante, aunque en ocasiones el colegiado admite que el saque se inicie desde arriba de esta. En todo caso, no se debe llevar a cabo el lanzamiento con el balón en la frente o más adelante, ya que el árbitro podrá señalar una infracción.

  1. El lanzamiento

Con los pies debidamente colocados, la espalda correctamente arqueada y los brazos detrás de la cabeza, el jugador está preparado para realizar el saque de banda. Se llevan los brazos hacia arriba y hacia delante pasando por encima de la cabeza, y la espalda también debe ir hacia delante. Los brazos tienen que quedar completamente extendidos en el mismo momento en el cual se lanza el balón desde detrás de la cabeza. Esta siempre debe permanecer erguida, siendo imprescindible que el futbolista mire hacia delante justo después de soltar el esférico.

Si el jugador quiere lanzar la pelota lejos, tiene que soltarla justo al pasar por encima de su cabeza, si por el contrario quiere efectuar un saque más corto, debe soltarla cuando haya pasado su frente. El balón siempre tiene que abandonar ambas manos al mismo tiempo, es decir, no puede girarse con una sola mano.

Cómo realizar buenos saques de banda

Un saque de banda puede ser una excelente oportunidad para tener la posesión del esférico, por lo que este no debe ser lanzado sin más. Es preciso seguir una serie de consejos para aprovecharlo al máximo:

  • El futbolista debe ejecutar el saque de banda rápidamente. De esta forma, los jugadores del equipo contrario no tendrán tiempo de colocarse en una posición que dificulte el pase a un compañero.
  • El jugador que lleva a cabo el saque tiene que apuntar a los pies de un compañero para que este pueda controlar el balón más fácilmente. También puede apuntar a la cabeza o al pecho.
  • Es preferible darle potencia al saque para que el esférico llegue rápidamente al compañero y no sea interceptado por un rival.
  • El jugador debe elegir a un compañero adecuado para pasarle la pelota, siendo preferible aquellos que están en movimiento en lugar de parados.
  • Los saques con carrera proporcionan un impulso adicional para llegar al blanco elegido.
  • Si el futbolista no tiene claro el lugar al cual debe lanzar el balón, o simplemente no tiene otra opción, es preferible que lo lance hacia la portería del equipo contrario.
  • El jugador no debe caer en el error de lanzar la pelota hacia el frente, ya que a no ser que esa zona esté despejada, las probabilidades de que un rival la intercepte aumentan considerablemente.

Pin It on Pinterest

Share This