Segundo entrenador o ayudante de un equipo de fútbol

El segundo entrenador es un técnico que debe ayudar y colaborar con el primer entrenador. Debe ser una persona puesta por el entrenador y de total confianza, y compartir las misma ideas o parecidas de fútbol. Tiene que haber una confianza recíproca entre ambos.

Se recomienda que ese o dimita al mismo tiempo que lo haga el entrenador. Debe conocer su papel y asumirlo. Su trabajo está en segundo plano. No debe contradecir la opinión del entrenador ni en privado, ni cuando da las charlas a los jugadores, ni ante la directiva.

Para el 2º entrenador la persona más importante del equipo es el 1º entrenador. Le contará al míster todo lo que ve, oye, intuye y ocurre dentro de la plantilla para que entre ambos puedan poner soluciones positivas a todo lo que acontece en el equipo, en ningún caso reprenderá ni llamará la atención a los jugadores estando el entrenador delante con el objetivo de no dificultar la forma de trabajar del entrenado entrenador, que a lo mejor no lo considera oportuno.

Debe estar atento a todas las circunstancias que ocurren en la plantilla. Si observa que algún jugador está descontento debe animarlo a que hable con el entrenador para solucionar cualquier problema.

No es un auxiliar que se dedica a recoger el material o arbitrar los partidos de los entrenamientos, su misión es clara y específica y debe ser considerado como tal por todos los miembros de la plantilla.

El entrenador debe respetar el trabajo del segundo y cuando hable con el equipo habla en plural ‘vamos a hacer’, ‘hemos decidido’, ‘hemos pensado’… es importante que haga sentir a su segundo entrenador y todos sus colaboradores dentro del grupo y hacérselo saber a los jugadores y directivos.

El segundo entrenador es un amigo del entrenador que sirve de desahogo de problemas, tensiones y dudas, un amigo a la sombra que siempre estará a su lado y el míster estará agradecido con su trabajo y su actitud.

Características

  • Tienen que ser un entrenador con conocimientos, preparación y con capacidad, para que pueda aportar sus saberes a la plantilla y al equipo.
  • Tiene que ser la persona adecuada para que complemente su trabajo y le haga mejor entrenador.
  • Tiene que ser una persona que coincida con la manera de ver y entender el juego del primer entrenador, debe compartir su método de trabajo, tanto en entrenamientos como en partidos. En los partidos que la toma de decisión es muy rápida debe aportar al entrenador aspectos del partido que el míster no ha visto.
  • Tiene que ser capaz de empatizar con los jugadores, ya que hay veces que los jugadores no tienen esa confianza con el entrenador y puede ser un buen nexo de unión entre plantilla y entrenador.
  • En los momentos de soledad debe ser el que este al lado del entrenador.
  • Tiene que ser consciente que por encima de él está el primer entrenador y que este es el que manda y es el líder del grupo.

Principales funciones

  • Tiene que tener capacidad para llevar y dirigir una sesión de entrenamiento, ayudar al entrenador en las sesiones, corrigiendo, aportando sus ideas y conocimientos y cuando se divide el entrenamiento en grupos, él será el encargado de dirigir uno de ellos.
  • Explicar a los jugadores lo quiere él en los entrenamientos, en partidos y a lo largo de la temporada.
  • Ayudar a todos los jugadores a que desarrollen todo su potencial, ayudarles en todos los aspectos técnico-tácticos y psicológicos, que el jugador se siente a gusto en la plantilla.
  • Tiene que fomentar el buen ambiente entre todas los miembros de la plantilla, fomentar las buenas relaciones e intentar que existan lo menos problemas posibles y si los hay intentar resolverlos.
  • Realizar los trabajos que le designe el entrenador, los ordinarios y los específicos, siempre para la mejora del equipo y del jugador.
  • Consensuar con el míster las alineaciones de los partidos.
  • Conocer y analizar a los contrarios en profundidad, y aportar su punto de vista sobre el rival.
  • Corregir los fallos producidos en entrenamientos y partidos por medio de las indicaciones oportunas y sobre todo en los descansos del partido.
  • Debe mantener una actitud fría durante los partidos, analizar como juega el rival y como esta funcionado su equipo, dándole al entrenador las oportunas indicaciones y soluciones que aprecia de una forma discreta.
  • Dialogar con el entrenador analizando todas las circunstancias que acontecen en el grupo, pero no creando confusión al míster continuamente.
  • Apoyar incondicionalmente al míster sobre todo en los momentos complicados, dándole ánimos, servirle de punto de referencia para sacar el equipo adelante. En ese momento debe notarlo más cerca que nunca. Debe crear con sus comentarios un ánimo optimista en ‘staff’ técnico, jugadores, empleados, directivos, afición,

En conclusión, un segundo entrenador es la figura del equipo que complementa las capacidades del primer entrenador.

Quizás también podría interesarte:

Pin It on Pinterest

Share This
jQuery(function ($) { //open toggle $('a.open-toggle').on('click', function(event){ $('#toggle1.et_pb_toggle_2 .et_pb_toggle_title').click(); $('#toggle2.et_pb_toggle_2 .et_pb_toggle_title').click(); $('#toggle3.et_pb_toggle_2 .et_pb_toggle_title').click(); $('#toggle4.et_pb_toggle_2 .et_pb_toggle_title').click(); }); });