Ejercicios de conducción de balón

partido de fútbol, ataque

Cuando se habla de conducción de balón, se hace referencia a la acción que lleva a cabo un futbolista al desplazar el esférico por el terreno de juego a través de toques consecutivos, manteniendo el control sobre el mismo todo el tiempo.

Es preciso enseñar a los jugadores cómo se hace una correcta conducción de balón y también cuándo se tiene que llevar a cabo. Alcanzar este objetivo corresponde al entrenador. Además, es muy importante que los futbolistas aprendan esta acción en edades tempranas para evitar la conducción desmedida en edades adultas.

A la hora de enseñar la conducción de balón a los jugadores de un equipo de fútbol, el entrenador debe proporcionar una serie de pautas imprescindibles para que estos las puedan aplicar en el juego real:

  • El futbolista tiene que controlar continuamente el balón, sin perder de vista al rival y teniendo en cuenta ciertos aspectos, tales como la pierna con la cual golpear la pelota, la posición, el espacio y la mejor superficie.
  • El futbolista tiene que trabajar la visión periférica. Esto significa que no debe mirar permanentemente el esférico. De este modo podrá tener localizados tanto a sus adversarios como a sus compañeros, y también observar todo lo que sucede en el terreno de juego.
  • Para evitar que el rival le quite el balón mientras lleva a cabo la conducción del mismo, el jugador tiene que protegerlo. Es lo que se conoce como cobertura dinámica.
  • El entrenador tiene que enseñar a sus jugadores a conducir la pelota con la pierna que está más alejada del adversario. Así se logra que cuando intente arrebatárselo, se encuentre con la oposición de la pierna de apoyo, por lo que este intento le resultará más complicado de realizar.
  • Si el jugador tiene cierta ventaja sobre el rival cuando está conduciendo el esferico a través del campo, debe evitar no modificar su trayectoria para que así este no le sobrepase. Para ello es necesario inclinar el cuerpo y usar la carga.
  • Para llevar a cabo una conducción de balón rápida, el futbolista tiene que ser capaz de utilizar el empeine exterior, ya que esta zona del pie hace que la pelota vaya más deprisa.
  • Con el fin de modificar la dirección de conducción se puede usar el empeine interior o el exterior.
  • Cuando el jugador desea cambiar el sentido de la conducción tiene que utilizar la planta o el talón.

Tipos de conducción de balón

La conducción de balón se puede clasificar según la trayectoria de la pelota, la presencia de adversarios y la superficie de contacto entre el futbolista y el balón.

1. Según la trayectoria de la pelota

Este tipo de conducción de balón puede realizarse de manera lineal, en zigzag, en curva y haciendo giros.

2. Según la presencia de adversarios

En la conducción de balón con adversarios el jugador tiene que poner en práctica la protección del mismo, la cual variará según donde se ubique. Este tipo de conducción puede ser lateral, dorsal, sin oponente y frontal.

3. Según la superficie de contacto entre el futbolista y el balón

El jugador debe tener en cuenta una serie de aspectos básicos en este tipo de conducción de balón. Es preciso utilizar la parte delantera de la planta del pie, el toque a la pelota tiene que ser lo más suave posible, la planta debe estar inclinada en el momento del golpeo al esférico y tanto el balón como el pie tienen que ir muy juntos. Además, también se tienen que trabajar todos los tipos de conducción para conseguir mayor eficacia en todas las acciones que se dan en el juego real.

Este tipo de conducción se puede clasificar de la siguiente forma:

  • Interior: la conducción de balón utilizando el interior del pie es quizás la primera lección que se debe enseñar a los jugadores. A pesar de ser más lenta que las demás, lo cierto es que para el futbolista resulta muy fácil de llevar a cabo, ya que se trata de una superficie de contacto bastante amplia. Para realizar correctamente la conducción de balón interior, se tiene que girar un poco la cadera cada vez que se golpee la pelota de manera suave. De esta forma se consigue llevarla en línea recta.
  • Exterior: esta superficie no se suele usar tanto para la conducción, ya que cuando se utiliza resulta bastante complicado llevar el esférico en línea recta, y además es muy lenta.
  • Empeine exterior e interior: ambas zonas son las más utilizadas por los jugadores de fútbol, pero también son las que mayor dificultad presentan a la hora de su aprendizaje. Esta complicación surge cuando el futbolista alterna continuamente entre estas dos superficies de contacto con el fin de intentar evitar que la pelota no siga la trayectoria deseada. Para llevar a cabo la conducción correctamente se deben dar toques al balón tanto con el empeine exterior como con el interior de manera alternativa.
  • Empeine: esta superficie de contacto se usa al mismo tiempo que el empeine interior y exterior. Con el objetivo de realizar una conducción de balón más rápida y efectiva, se pueden combinar las tres zonas.
  • Planta del pie: por norma general, la conducción tiende a ser lateral. Sin embargo, con un poco de práctica el futbolista puede lograr que esta sea en línea recta. Una de las principales ventajas de utilizar la planta del pie para la conducción de balón es la seguridad que proporciona al jugador, ya que dispone de una gran superficie de contacto, además de poder salir hacia cualquier dirección y de tener el balón muy protegido.
  • Pecho, cabeza y muslo: estas superficies de contacto no se suelen utilizar prácticamente para llevar a cabo la conducción de balón elevada, ya que presentan gran dificultad.

Ejemplos de conducción de balón

A continuación se explican algunos ejemplos de cómo llevar a cabo entrenamientos dedicados a la conducción de balón, aunque también se deben hacer recorridos o circuitos en los cuales se trabaje la conducción de manera rápida y en los que los jugadores realicen mucha actividad.

  1. Los futbolistas se tienen que poner por parejas. Cada uno de ellos elegirá un número: el uno o el dos. Cuando el entrenador dé la señal, el jugador que tenga el número que este haya dicho tiene que intentar atrapar a su compañero. Ambos futbolistas deben avanzar conduciendo la pelota.
  2. Los jugadores se dividen en dos equipos. Uno de los cuales poseerá el esférico mientras que el otro no. Cuando el entrenador haga una señal, el equipo que no tiene balón debe intentar recuperar todos los balones posibles en el tiempo indicado. El equipo ganador será aquel que recupere todas las pelotas.
  3. El juego de tocar y parar el esférico: se colocan los jugadores en dos equipos. Aquellos que se van a dedicar a parar no llevan pelota y los que van a escapar serán los que realicen la conducción de balón. Cuando el jugador sin balón alcance a su rival, se intercambian los roles.
  4. Conejos a la madriguera es otro juego utilizado para entrenar la conducción de balón, el cual consiste en colocar a los jugadores por parejas. Estos se deben situar en círculo, colocándose uno delante del otro. El jugador que posee el balón tiene que conducirlo alrededor del círculo que han formado sus compañeros a la señal del entrenador, y cuando este lo indique, debe pasar por debajo de las piernas de su pareja lo antes posible para ganar.
  5. El juego de la silla consiste en colocar conos formando un círculo sobre el terreno de juego, de manera que haya un cono menos que número de jugadores. Estos tienen que conducir el balón alrededor de la zona, y en el momento que el entrenador lo indique tendrán que ir hasta un cono. Pierde el futbolista que no consiga llegar a ninguno.
  6. En el juego de los paquetes con balón los jugadores llevan a cabo la conducción de este por el campo de fútbol. En el momento en el cual el entrenador diga un número, los futbolistas deben reunirse formando grupos del número que haya indicado el técnico. Los jugadores deben llevar la pelota durante todo el juego.

Ejercicios de conducción de balón

A continuación se explican un par de ejercicios de conducción de balón:

  1. Primer ejercicio: en él se trabaja tanto la capacidad de conducción como el sprint en tramos cortos, intentando imitar una situación real de partido en la cual el jugador tiene que conducir el balón, hacer un pase a un compañero, desmarcarse y recibir de nuevo el balón para continuar su conducción.

Con ayuda de cuatro conos se debe establecer un cuadrado de 10 x 10 metros, uno de ellos tiene que ser amarillo, llamado cono de salida. En medio del cuadrado se tiene que colocar un quinto cono. Estos cinco elementos deben estar debidamente enumerados.

Para realizar correctamente el ejercicio, los futbolistas se tienen que colocar detrás del cono amarillo. Cada uno de ellos tendrá un balón. Estos deben comenzar la conducción de balón desde el cono uno hasta el central, que será el cono dos.

Cuando se estén aproximando tienen que parar la pelota con la planta del pie, rodear el cono central rápidamente y dirigirse al cono número tres para rodearlo también, pero realizando un cambio de dirección para esprintar hacia el cono número cuatro. Este también debe ser rodeado con otro cambio de dirección para regresar haciendo un sprint hacia el cono central, recuperando de ese modo el balón e iniciando la conducción del mismo para dirigirse posteriormente al cono número cinco, el cual tienen que rodear para dirigirse hacia el cono uno.

Una vez hecho todo esto, el ejercicio habrá finalizado. Los jugadores realizarán el ejercicio de uno en uno, pudiendo dar comienzo el siguiente cuando su compañero haya llegado al cono número cuatro.

  1. Segundo ejercicio: en él se trabaja tanto la capacidad de conducción como el regate. Para llevarlo a cabo se deben formar dos equipos, colocados al nivel de un cono y situados unos en frente de los otros. Entre cada cono debe haber una distancia de veinticinco metros aproximadamente. Cada equipo dispondrá de una o varias pelotas.

Un futbolista de cada equipo comienza el ejercicio conduciendo el esférico rápidamente en direcciones opuestas, de manera que cuando se encuentren a una distancia el uno del otro de unos tres o cuatro metros, estos deben llevar a cabo un regate y seguidamente pasar el balón al jugador que tienen delante, aunque en algunas ocasiones el entrenador puede requerir que se haga un cambio de sentido, por lo que tendrán que pasar el balón a uno de los compañeros del grupo con el que habían comenzado el ejercicio.

Esta acción se tiene que repetir de manera continua, intentando utilizar diferentes tipos de regate, tales como la ruleta, la bicicleta, mover el balón con el interior, la media vuelta, el regate Okocha, el cambio de sentido y el amago de disparo.

Quizás también podría interesarte:

Conducción

 

Ver más

 

Técnica

 

Ver más

 

Pin It on Pinterest

Share This