Permutas

Una permuta es una acción defensiva realizada por un futbolista mediante la cual ocupa la posición, y por lo tanto las funciones, de otro compañero dentro del terreno de juego. Se trata de una táctica muy simple pero al mismo tiempo altamente eficaz.

Muchos entrenadores eligen a un pivote defensivo para realizar las permutas, el cual se encarga de reemplazar de manera inmediata la posición que ha dejado libre su compañero de equipo una vez que se va en ataque. Esta acción ayuda a mantener el orden y el equilibrio de todas las líneas.

Cuando el futbolista que mantiene la posesión del balón desborda a un jugador, el defensa que le hacía la cobertura a este tiene que salir rápidamente a su encuentro, es decir, debe dejar tanto su posición como sus funciones libres, las cuales serán ocupadas de forma inmediata por el jugador desbordado anteriormente.

Sin embargo, la permuta no tiene por qué ser obligatoriamente realizada por el jugador desbordado, sino que en algunas ocasiones un compañero que esté bien posicionado y próximo a la jugada se encargará de realizarla. De esta manera la acción será mucho más rápida y efectiva.

Existen dos tipos de permutas:

  • La permuta al espacio, la cual consiste en ocupar el lugar abandonado por el compañero que realiza la cobertura.
  • La permuta al hombre, en la que el futbolista se encarga tanto del espacio como de marcar al contrario que tenía el compañero que le ha hecho la cobertura.

El jugador que lleva a cabo la permuta debe estar totalmente concentrado en el juego, mantener el sentido del trabajo en equipo, tener una gran coordinación en sus movimientos, saber jugar sin el esférico para continuar con la jugada una vez desbordado, tener la suficiente confianza para decidir y conocer el lugar preciso que debe ocupar y, por supuesto, ser capaz de adaptarse a posiciones distintas a las que ocupa de manera habitual.

Objetivos de las permutas

El momento en el cual se produce un intercambio de puestos, lo que se intenta conseguir es economizar al máximo los esfuerzos de los jugadores y llevar a cabo acciones defensivas de manera rápida. Además, de esta forma no existirá inferioridad numérica cuando el adversario ataca, creándose a su vez seguridad, solidez y coordinación en el trabajo defensivo.

Con las permutas se pretende ocupar de manera racional todas las zonas defensivas, así como los espacios que pueden suponer peligro. Con su uso también se trata de no encasillar al futbolista en un único trabajo, y evitar que después de que un jugador sea desbordado, toda la línea quede descolocada.

Otro de los objetivos de las permutas es evitar en la medida de lo posible los espacios libres o los huecos próximos a la portería. Además, gracias a estas acciones se consigue repartir los esfuerzos defensivos entre todos los jugadores del equipo.

Cómo se pueden contrarrestar las permutas

Aunque se trate de una acción defensiva muy efectiva, existen algunas formas de contrarrestarla. Entre ellas se pueden destacar:

  • A través de la velocidad con la que se lleve a cabo la ejecución de la jugada ofensiva.
  • Con el rápido apoyo de otros jugadores al poseedor del esférico.
  • Realizando cambios de orientación una vez desbordado el primer contrario.
  • Soltando de manera rápida la pelota para evitar ralentizar las jugadas.
  • Llevando a cabo pases elevados, los cuales puedan superar fácilmente la posición del defensa.

Pin It on Pinterest

Share This