Reglas de fútbol

El fútbol es un deporte en el cual se enfrentan dos equipos, los cuales están formados por once jugadores cada uno. Se juega utilizando un balón, y el objetivo es introducirlo en la portería del rival. A esta acción se le denomina marcar un gol.

Cada equipo está compuesto por el guardameta, los defensas, los centrocampistas y los delanteros. Los jugadores tienen que desplazar la pelota por todo el campo haciendo uso de cualquier parte del cuerpo, a excepción de los brazos y de las manos, aunque casi siempre se utilizan los pies. El único que puede tocar el balón con sus manos es el portero, siempre que se encuentre dentro de su área.

La Federación Internacional de Fútbol Asistencia o FIFA establece diecisiete reglas de fútbol:

  1. El terreno de juego

El terreno de juego debe tener forma rectangular y puede ser de césped artificial o natural. Este se divide en dos mitades marcadas por líneas, las cuales delimitan cada zona. Las dimensiones del terreno de juego son: de 90 a 120 metros de largo, y de 45 a 60 metros de ancho.

Las líneas situadas a lo largo del terreno de juego se llaman líneas laterales o de banda, y las que se sitúan a lo ancho se denominan líneas de meta o finales. En el centro de las líneas de meta se encuentran las áreas penales, las áreas de meta y las porterías. Las áreas penales y las áreas de meta se distancian de los postes verticales que forman la portería y se adentran hacia el campo 16,5 y 5,5 metros, respectivamente.

En el centro del rectángulo que forma el área penal se ubica el punto de penalti, situado a una distancia de 11 metros de la portería. Esta está formada por dos postes verticales, los cuales distan el uno del otro 7,32 metros, con una altura de 2,44 metros cada uno. El poste horizontal que los une por la parte superior se llama larguero o travesaño.

  1. El balón

Las reglas de fútbol que establece la FIFA en relación al balón se basan en sus características y medidas. Este debe ser esférico, de cuero o de un material similar, y con una circunferencia que puede variar entre los 70 y los 68 centímetros.

Al comienzo del encuentro debe pesar entre 410 y 450 gramos, y su presión tiene que estar entre los 0,6 y los 1,1 atm.

  1. El número de jugadores

Como se ha mencionado anteriormente, cada equipo consta de once jugadores titulares, uno de los cuales será el guardameta. El encuentro no comenzará o no continuará si uno de los equipos tiene un número de jugadores inferior a siete.

En los partidos oficiales, solo se permite que haya un máximo de seis suplentes en el banquillo y de tres cambios. Un jugador sustituido nunca podrá volver a entrar. Además, cualquier jugador podrá sustituir al portero siempre que se lo comunique al árbitro.

  1. El equipamiento básico de los futbolistas

Los jugadores deben utilizar un jersey o una camiseta y pantalones cortos. En el caso de que lleven ropa debajo, el color de esta siempre debe ser igual al de la ropa principal.

Las espinilleras tienen que ser de plástico, caucho o un material similar para proporcionar la protección adecuada. Estas siempre deben estar cubiertas por las medias, y si se utiliza cinta adhesiva para fijarlas, esta tendrá que ser del mismo color que las medias. Por lo tanto, las medias también son de uso obligatorio, al igual que las zapatillas deportivas.

Los equipos deben utilizar una vestimenta de distinto color para diferenciarse entre sí y de los árbitros. Los porteros además tienen que usar un color diferente al de la ropa de los jugadores.

  1. El árbitro

El árbitro o colegiado será el encargado de hacer que se cumplan las reglas de fútbol durante el partido. Además, su competencia comienza desde que entra en el recinto hasta que lo abandona. Sus decisiones son definitivas, siendo el único que podrá modificarlas siempre antes de que se reanude el juego.

Entre las funciones del colegiado se encuentran las siguientes: convalidar los goles, señalar las faltas, y en el caso de que estas fueran graves, puede amonestar al jugador mostrándole una tarjeta amarilla o expulsarlo sacándole la tarjeta roja.

  1. Los árbitros asistentes y el cuarto árbitro

Durante el transcurso de un partido, el colegiado podrá contar con la ayuda de dos árbitros asistentes, los cuales indicarán los saques de banda, los saques de esquina y los fuera de juego, entre otras funciones. Además, ayudarán al árbitro principal en caso de duda o si este no ha visto una infracción. También debe haber un cuarto árbitro, el cual reemplazará a alguno de sus compañeros en caso de lesión, además de ayudar al árbitro principal. El cuarto árbitro solo es obligatorio en los partidos internacionales y en los de primera y segunda división.

  1. La duración del partido

Un partido de fútbol consta de un primer tiempo de cuarenta y cinco minutos, un descanso de quince y un segundo tiempo de otros cuarenta y cinco minutos. El árbitro además podrá añadir un tiempo de descuento si lo cree necesario para cubrir el tiempo perdido por los cambios, las sanciones o las expulsiones de los jugadores.

  1. El inicio y la reanudación del juego

Al comienzo del encuentro se realiza el saque de salida, situándose el balón en la mitad del terreno de juego. Este saque también se lleva a cabo cuando se reanuda el juego tras haber marcado un gol, al comienzo de la segunda parte y al inicio de cada tiempo suplementario si lo hubiese.

Desde un saque de salida se puede anotar directamente un gol. Para determinar qué equipo realiza dicho saque, al inicio del partido se lanza una moneda al aire. El equipo que no haya acertado será el que lo lleve a cabo, ya que el que haya salido favorecido decidirá en qué mitad del campo prefiere comenzar el partido.

  1. El balón en juego o fuera de juego

El balón está en juego siempre que se encuentre dentro del campo o el árbitro no señale falta. El balón no está en juego si cruza completamente una línea de banda o de meta, o si el colegiado interrumpe el encuentro.

  1. El gol marcado

Se considera gol cuando el esférico atraviesa en su totalidad la línea de meta, siempre que el equipo que lo marque no haya cometido una infracción previa. Habrá ganado el equipo que más goles haya marcado al finalizar el encuentro. En caso de empate, y siempre que sea necesario proclamar un vencedor, solo se podrá determinar a través de tres procedimientos: la prórroga, los penaltis y la regla de goles marcados como visitante, hasta que haya un equipo con más goles que el otro.

  1. El fuera de juego

Si un futbolista está más cerca de la línea de meta que la pelota y el último rival, excluyendo al guardameta, se encuentra en posición de fuera de juego, por lo que el árbitro señalará libre indirecto a favor del equipo contrario. El fuera de juego nunca se produce si el jugador se encuentra en su mitad del campo.

  1. Las faltas y las incorrecciones

El colegiado concederá tiros libres para aquellas faltas que se produzcan fuera del área penal, si estas tienen lugar dentro señalará penalti. Dependiendo de la gravedad de la infracción, queda a criterio del árbitro sacar tarjeta amarilla al jugador para amonestarlo o tarjeta roja para expulsarlo. Dos tarjetas amarillas durante el mismo partido y al mismo futbolista implican la expulsión.

  1. Los tiros libres

Los tiros libres pueden ser directos o indirectos. Se puede marcar un gol directamente de un tiro libre directo. En cambio, en un tiro libre indirecto, el balón debe ser tocado como mínimo dos veces por diferentes jugadores antes de cruzar la línea de meta. Si solo se toca una vez antes de lanzar a portería, el árbitro indicará saque de meta a favor del equipo contrario.

  1. El tiro penal

Se considera penalti cuando un jugador comete una falta dentro de su área penal estando el balón en juego. El punto de penalti se sitúa a una distancia de 11 metros de la línea de meta.

  1. El saque de banda

Se trata de la manera mediante la cual se reanuda el juego después de que el balón haya atravesado completamente la línea de banda. Se concede al equipo contrario al del jugador que haya tocado el balón justo antes de que este saliese. Siempre debe realizarse con las manos y no se puede marcar un gol directamente de un saque de banda.

  1. El saque de meta

Es el modo de reanudar el juego después de que el esférico haya atravesado la línea de meta en su totalidad, excluyendo la portería, tras tocar a un futbolista del equipo atacante. Se puede anotar un gol directamente de un saque de meta.

  1. El saque de esquina o córner

El colegiado señalará saque de esquina cuando la pelota atraviese completamente la línea de meta, excluyendo la portería, después de haber tocado a un jugador del equipo defensor. Se puede marcar un gol directamente de un saque de esquina.