Pase

El pase es la acción técnica que crea una conexión entre dos o más jugadores de un equipo, a través de la concesión de la pelota por medio de un toque. Se trata por tanto del elemento inicial de cada combinación, el cual establece la base del juego en equipo.

Esta concesión de pases favorece la posesión del esférico, posibilitando así el dominio del juego y permitiendo avanzar rápidamente hacia la portería del equipo rival. Para realizar un pase de manera correcta, los aspectos técnicos, tácticos, físicos y psicológicos han de estar interrelacionados.

El jugador que lo ejecuta tiene que tener en cuenta la precisión y la fuerza con la cual lo lanza, ya que solo así conseguirá que el futbolista que lo recibe pueda controlarlo fácilmente o jugarlo directamente. El pase debe llevarlo a cabo en el momento justo, e incluso adaptarlo al movimiento de su compañero. Aunque no siempre tiene que darle el pase al pie, ya que este puede salir en su busca.

El jugador que realiza el pase también debe tener presente los siguientes aspectos: el esférico, la posición tanto de sus compañeros como de sus adversarios, el estado del campo y el tiempo meteorológico, así como el área en la cual se encuentra ubicado él y el receptor.

El pase le proporciona velocidad al juego, disminuye la fatiga del jugador, evita las lesiones y puede aclarar una situación confusa. Este debe ir en función de las diferentes situaciones que se generan en el transcurso de un partido.

Tipos de pase

El pase puede clasificarse de la siguiente forma:

  • Según la distancia, pudiendo ser corto, medio o largo. Los pases cortos son simples y precisos mientras que los largos pueden ser los más efectivos para lanzar un contraataque.
  • Según la altura puede ser alto, a media altura o raso.
  • Según la trayectoria será recto o con efecto para poder sortear los obstáculos.
  • Según la dirección, pudiendo ser diagonal, horizontal, hacia delante o hacia atrás. El pase hacia atrás es defensivo y se emplea para neutralizar la presión y mantener el control del balón.
  • Según la superficie de contacto, se puede realizar con el pie, la cabeza, el tronco o el muslo. El portero además podrá usar sus manos. El pase con el pie puede llevarse a cabo con la planta, el talón, la puntera, el empeine, la parte izquierda o la parte derecha del mismo.

Pin It on Pinterest

Share This
jQuery(function ($) { //open toggle $('a.open-toggle').on('click', function(event){ $('#toggle1.et_pb_toggle_2 .et_pb_toggle_title').click(); $('#toggle2.et_pb_toggle_2 .et_pb_toggle_title').click(); $('#toggle3.et_pb_toggle_2 .et_pb_toggle_title').click(); $('#toggle4.et_pb_toggle_2 .et_pb_toggle_title').click(); }); });