Champions League

La UEFA Champions League, denominada Liga de Campeones de la UEFA en español, es el torneo oficial de fútbol más importante y famoso de todas las competiciones organizadas por la UEFA o Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol a nivel de clubes, además de uno de los más reconocidos a nivel mundial. Anteriormente, la Champions League era conocida como Copa de Europa. La final de este torneo es el evento deportivo más esperado del año, el cual es visto por más de trescientos millones de personas aproximadamente.

Historia de la Champions League

En el año 1954, el conjunto inglés Wolverhampton viajó a diferentes lugares de Europa para jugar contra muchos de los más grandes y prestigiosos clubes de dicho continente. Los resultados que obtuvo fueron muy buenos, por lo que la prensa inglesa publicó que ese equipo era el mejor de Europa, algo que no fue del agrado de Gabriel Hanot, un periodista francés que declaró que la Associazione Calcio Milan, el Real Madrid y el Saint Etienne eran mejores clubes que el inglés, por lo que a través de una columna en el diario L’Équipe, Hanot y Jacques Ferran lanzaron una iniciativa: celebrar un campeonato para los clubes europeos.

Esta iniciativa contó con el apoyo de importantes dirigentes europeos, entre los que se encontraban Raimundo Saporta y Santiago Bernabéu, cuya cooperación sirvió para darle proyección a la competición, la cual finalmente fue aprobada por la UEFA, concretamente en el mes de abril de 1955. Precisamente en ese año se celebró su primera edición, siendo el Real Madrid el equipo que logró proclamarse vencedor de la misma tras ganar al Stade de Reims por cuatro goles a tres en el Stade Parc des Princes de París. Este club español es el que más títulos ostenta.

Esta competición fue denominada hasta 1991 como la Copa de Clubes Campeones Europeos, más conocida popularmente como Copa de Europa. En aquel entonces contaba con un formato de eliminación directa, pero en el año 1992 se produce la reestructuración de la competición y se incluye un formato de competición de liga, el cual más tarde se convirtió en el paso previo a la fase eliminatoria. Desde ese año pasó a llamarse UEFA Champions League, denominación que se sigue utilizando actualmente. Hay que tener en cuenta que, a efectos estadísticos, tanto la Copa de Clubes Campeones Europeos como la UEFA Champions League se consideran como la misma competición.

Este torneo se disputa cada año desde 1955. En sus inicios, los equipos campeones de las ligas nacionales se clasificaban para participar en esta competición, pero a partir de 1997 también lo hacían los subcampeones, y desde 1999 incluso los clasificados hasta el cuarto puesto, según el coeficiente UEFA de cada liga, teniendo que superar una fase previa aquellos de menor coeficiente.

El equipo ganador de la UEFA Champions League juega la Supercopa de Europa contra el vencedor de la Europa League y, además, se convierte en el representante de la confederación en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA. A día de hoy, la Real Federación Española de Fútbol es la que ha conseguido más campeonatos.

Participantes y formato de la UEFA Champions League

Un total de dieciséis equipos fueron los invitados a participar en la primera edición del torneo en 1955, pero a partir de la segunda, el acceso a disputar la competición lo marcó la clasificación final en el sistema de ligas europeas, por lo que el número de equipos participantes ascendió a veintidós: los campeones de la liga de cada país, además del vigente campeón de la UEFA Champions League.

Como se mencionó anteriormente, los subcampeones de sus respectivas ligas europeas también pudieron participar en el torneo a partir del año 1997, y fue en 1999 cuando accedieron los terceros y los cuartos clasificados, según el coeficiente UEFA. Por lo tanto, desde la edición de 1999 son treinta y dos los equipos que participan en la Champions League, cuya primera fase se juega en forma de liguilla.

Los equipos participantes se reparten en ocho grupos compuestos por cuatro equipos cada uno. Estos cuatro equipos de cada grupo se enfrentan entre sí en partidos de ida y vuelta, pasando a la siguiente fase, que es octavos de final, los dos primeros clasificados. Los equipos de cada grupo que quedan en tercer lugar pasan directamente a los dieciseisavos de la Europa League. Un dato importante a tener en cuenta es que la UEFA no permite que haya dos equipos del mismo país en el mismo grupo.

Los equipos que formarán parte de cada grupo son elegidos por sorteo. Además, durante la celebración del mismo también se establecen los calendarios de la fase de grupos, de tal forma que no jueguen en casa o fuera de ella en la misma jornada dos equipos de un mismo país. Otra de las reglas establecidas por la UEFA es que los partidos de la Liga de Campeones no pueden jugarse a la vez en estadios ubicados a menos de doscientos kilómetros de distancia el uno del otro.

Todos los partidos de la UEFA Champions League se juegan en martes o miércoles a las 20:45 horas, a excepción de los que se disputan en los países de Europa del Este o Eurasia y del partido de la final.

A partir de octavos de final y hasta la gran final, en el caso de que los equipos empaten, ganará el conjunto que mayor número de goles haya marcado fuera de su casa. Los tantos marcados en prórroga también cuentan en este criterio de desempate.

Hay un total de dieciséis equipos que se enfrentan de manera eliminatoria en octavos de final. Cada equipo juega contra otro a doble partido, pasando a cuartos de final aquel que gane, por lo que serán ocho los conjuntos que pasen a esta fase, en la cual también se enfrentan de forma eliminatoria a doble partido. A las semifinales llegarán cuatro equipos. Se jugarán a doble partido y los ganadores de cada semifinal pasan a la final. Esta última fase se juega en campo neutral, el cual es elegido por la UEFA antes de que comience la competición. La final es el único choque que se juega a un solo partido.

La competición siempre había permitido al vigente campeón defender el título sin la necesidad de ser campeón de su respectiva liga. Sin embargo, la UEFA decidió regular este tipo de situaciones después de la reestructuración del torneo y de la ampliación del número de participantes pertenecientes a las ligas más fuertes. Por lo tanto, el vigente campeón solo tendrá el privilegio de acceder a la fase de grupos de manera directa y ser cabeza de serie en los sorteos.

En el caso de que el campeón vigente ni siquiera se clasificara para jugar la UEFA Champions League, queda en manos de las asociaciones nacionales la posibilidad de enviarlo al torneo, aunque el cuarto clasificado de la respectiva liga, el cual se habría ganado un puesto para participar en la competición europea, quedaría excluido. La asociación interesada siempre tendrá que enviar una solicitud previa a la UEFA, la cual tiene el poder para decidir.

Tras una nueva reestructuración impulsada por los clubes, a partir del año 2018, los cuatro primeros equipos de las mejores cuatro federaciones según el ranking UEFA se clasifican de manera directa para disputar la fase de grupos, además de los dos primeros de las dos siguientes. Completan la lista de participantes los campeones de las federaciones del séptimo al décimo lugar. El sistema de clasificación previa de dos rutas continúa invariable, así como la regla que establece que solo puede haber un máximo de cinco clubes del mismo país participando en este torneo, además del campeón vigente.

El trofeo de la Liga de Campeones

Al equipo ganador de la UEFA Champions League se le hace entrega de una copa, la cual a lo largo de la historia de este torneo ha tenido dos diseños distintos. Desde su primera edición en 1955 hasta la de 1965 se entregaba la primera versión de la copa, la cual meses después tenía que ser devuelta. El Comité Ejecutivo de la UEFA permitió al Real Madrid quedarse con ese primer trofeo en marzo de 1967, ya que era el equipo que sumaba más campeonatos hasta la fecha. Ese trofeo había sido donado por el diario L’Équipe en los inicios del torneo.

A partir de la edición de la UEFA Champions League de 1966, el trofeo se sustituyó por una copa de plata de ocho kilos de peso y setenta y cuatro centímetros de altura, la cual fue diseñada por Jörg Stadelmann. Esta copa es conocida cariñosamente en Hispanoamérica y en España como “la Orejona”, ya que posee unas grandes asas.

En la edición de 1968 fue introducida una nueva regla: el trofeo pasaría a ser propiedad de todo equipo que ganase el campeonato tres años consecutivos o cinco alternos. En el caso de que esto ocurriese, se fabricaría una nueva copa con exactamente el mismo diseño para las siguientes ediciones. Los campeones del torneo que no lograsen completar el ciclo tendrían que devolver la copa dos meses antes de la fecha en la que se jugase la final del año siguiente, aunque a cambio recibirían una réplica a escala menor. Así fue hasta 2007.

La UEFA se convirtió en la eterna propietaria del trofeo desde la edición de 2008, por lo que el auténtico ya nunca se entrega en propiedad, sino que al equipo que se proclama campeón se le hace entrega de una réplica exacta, así como de un distintivo de reconocimiento. Los únicos clubes que poseen el trofeo auténtico en sus vitrinas son los siguientes: el Real Madrid, el Ajax, el Bayern de Múnich, el Milan y el Liverpool.

Los emblemas de los campeones

A partir del año 2000, los clubes pueden portar la insignia de campeón múltiple en la manga izquierda de la camiseta. Esta la consiguen aquellos equipos que ganan tres ediciones consecutivas o cinco alternas de la UEFA Champions League. La insignia tiene forma de óvalo vertical con fondo plateado. En su interior aparece la silueta del trofeo en color blanco, así como el número de campeonatos conseguidos por el club. La cuenta para recibir el distintivo se mantiene cuando un conjunto consigue alguno de mencionados ciclos, al contrario de lo establecido en la antigua norma para obtener el trofeo en propiedad.

En el año 2000 recibieron la insignia de manera automática gracias a los logros obtenidos los siguientes clubes: el Real Madrid, el Milan, el Ajax y el Bayern de Múnich. Posteriormente también la han conseguido: el Liverpool y el Fútbol Club Barcelona.

Desde el año 2012, el vigente campeón de la UEFA Champions League puede llevar durante toda la temporada siguiente una insignia de campeón parecida a la de campeón múltiple, en la cual aparece la silueta del trofeo y el año de su triunfo. El equipo puede portar esta insignia hasta que otro se proclame campeón. Desde entonces la han llevado el Chelsea, el Bayern de Munich, el Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona.

Pin It on Pinterest

Share This