FIFA

análisis de fútbolFIFA es el acrónimo de Fédération Internationale de Football Association, Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol en español. Se trata del organismo que gobierna las federaciones de fútbol en todo el mundo. Su fundación tuvo lugar el veintiuno de mayo de 1904 y su sede se encuentra en la ciudad de Zúrich, Suiza. Forma parte de la Internacional Football Association Board, más conocida en España como la F.A. Board Internacional, la institución que se encarga de la modificación de las reglas del juego.

La FIFA también se ocupa de la organización de los Campeonatos Mundiales de Fútbol en sus diferentes modalidades, así como de los Torneos Olímpicos junto al Comité Olímpico Internacional. Este organismo agrupa doscientas once federaciones o asociaciones de fútbol de múltiples países, por lo que cuenta con dieciocho países afiliados más que la Organización de las Naciones Unidas, cuatro menos que la Federación Internacional de Baloncesto y tres menos que la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo.

Desde agosto de 1993 se utiliza un sistema de clasificación para determinar cuáles son las mejores selecciones de fútbol masculino entre todas las que pertenecen a este organismo, el cual es denominado Clasificación Mundial FIFA/Coca Cola.

Desde el mes de septiembre de 2009, la FIFA comenzó a editar su revista oficial, pero además dispone de sitio web y publica sus estatutos, documentos y circulares. Todos los números de la revista de este organismo se publican en inglés, francés, español y alemán.

Origen de la FIFA

La popularidad y la competencia internacional en el fútbol fueron creciendo considerablemente a principios del siglo XX. Esto hizo necesaria la creación de un organismo capaz de regular este deporte a nivel mundial. La Federación Inglesa de Fútbol no se mostró conforme sobre la formación de esta federación internacional, pero su iniciativa no se tuvo en cuenta. Fue entonces cuando las autoridades nacionales de fútbol de Suiza, Suecia, Holanda, Francia, España, Dinamarca y Bélgica decidieron asociarse, fundándose de ese modo la FIFA el veintiuno de mayo de 1904 en París. Tanto su nombre como su acrónimo han permanecido invariables desde su origen hasta la actualidad en todos los países. Robert Guérin fue el primer presidente de esta institución. Finalmente, Inglaterra acabó uniéndose en el año 1905, y después lo hizo Gales y Escocia en 1910 e Irlanda del Norte en 1911.

En el año 1906 la FIFA presidió por primera vez un torneo internacional, el cual no tuvo ningún éxito. Esto provocó que Robert Guérin fuera reemplazado por el inglés Daniel Burley Woolfall, miembro de la entidad por aquel entonces, aunque también tuvieron mucho que ver en este hecho ciertos factores económicos. En 1908 fue organizada por la Federación Inglesa de Fútbol, la cual se oponía a los principios de la FIFA, una competición olímpica de fútbol a nivel internacional. Este torneo, en el que participaron jugadores profesionales, tuvo una buena acogida.

Este organismo comenzó a extenderse fuera de Europa: en 1909 se unió Sudáfrica, en 1912 Argentina, en 1913 Chile y Canadá y en 1914 Estados Unidos. Sin embargo, durante la Primera Guerra Mundial la FIFA sufrió un duro golpe, ya que era incapaz de cumplir sus compromisos internacionales al verse afectada su posibilidad de viajar, además, muchos futbolistas fueron expulsados del país.

Woolfall murió tras finalizar la guerra, por lo que el neerlandés Carl Hirschmann ocupó su lugar, aunque de manera provisional. Finalmente, la crisis acabó superándose, pero las naciones británicas se retiraron porque no querían enfrentarse a sus contrincantes de la guerra en competiciones internacionales. Jules Rimet se convirtió en el presidente de esta federación en 1921, quien organizó los campeonatos de fútbol a partir de los Juegos Olímpicos celebrados en París en 1924. De hecho, el encuentro final entre Suiza y Uruguay contó con sesenta mil espectadores.

Tales éxitos provocaron que la FIFA considerará seriamente la iniciativa de establecer su propio campeonato mundial en el congreso celebrado en Ámsterdam el veintiocho de mayo de 1928. En el posterior congreso de Barcelona se terminó de planear dicho campeonato, el cual tuvo lugar en Uruguay con motivo del centenario de su independencia. Desafortunadamente, Europa estaba sumergida en una crisis económica, por lo que muchos clubes no podían contar con sus jugadores más destacados durante dos meses, lo que hizo que muchos países decidieran renunciar al campeonato. Por lo tanto, en la primera Copa Mundial tan solo participaron cuatro selecciones europeas. Esta se inauguró el dieciocho de julio de 1930 en Montevideo.

Italia fue uno de los países que presentó su candidatura para albergar este primer campeonato mundial, pero no fue el elegido. Tras esta decepción, fue seleccionado para ser sede de la Copa Mundial de Fútbol en 1934, un torneo en el que solicitaron participar treinta y cuatro asociaciones, lo cual provocó que se tuvieran que llevar a cabo eliminatorias con el fin de determinar qué dieciséis selecciones participarían. Uruguay decidió no participar en señal de protesta por el campeonato anterior, convirtiéndose de ese modo en el único campeón vigente que no ha defendido su título. La gran final se transmitió por radio en vivo, la cual ganó Italia que consiguió mantener el título de campeón en la Copa Mundial de Fútbol de Francia en 1938, el último campeonato internacional celebrado antes de que comenzara la Segunda Guerra Mundial.

Las cuatro regiones británicas regresaron a la FIFA en el año 1946, y el diez de mayo del año siguiente tuvo lugar un grandioso encuentro entre Reino Unido y Resto de Europa XI en el Hampden Park de Glasgow, al cual asistieron ciento treinta y cinco mil espectadores y que ganó Reino Unido por 6-1. El dinero del premio fue donado a la FIFA para que así pudiera recuperarse tras la guerra. En el año 1950 se celebró en Brasil el siguiente Mundial de Fútbol. Por aquel entonces la FIFA continuaba creciendo, contando con ochenta y cuatro miembros en la celebración de su cincuenta aniversario.

Rodolphe William Seeldrayers sustituyó a Jules Rimet en 1934. Al año siguiente de su nombramiento falleció y tuvo que ocupar su lugar Arthur Drewry, quien también tuvo una corta presidencia, siendo reemplazado tras su muerte por Sir Stanley Rous en 1961, el secretario general de este organismo en ese momento. Gracias al desarrollo de la televisión, el fútbol siguió extendiéndose durante la presidencia de Rous, quien además ayudó a que la Copa Mundial de Fútbol se convirtiera en uno de los acontecimientos deportivos más prestigiosos a nivel internacional y promovió el deporte aficionado.

João Havelange sucedió a Rous en el año 1974. El nuevo presidente de la FIFA transformó a este organismo en una empresa dinámica repleta de ideas nuevas, estructurándola como una entidad comercial durante su presidencia. Havelange aumentó el número de equipos que participaron en el Mundial de Fútbol en España en el año 1982 a veinticuatro y en Francia en 1998 a treinta y dos. El objetivo de este presidente era extender la FIFA por todo el mundo, incluso por los territorios pequeños, y es que quería que el fútbol sirviera para ayudar a los países a desarrollarse.

El siguiente presidente fue el suizo Joseph Blatter, el cual quiso mantener la política de su antecesor, por lo que organizó el Mundial de Fútbol en Asia en 2002 y en África en 2010. Blatter quería que la FIFA fuera una gran organización a nivel internacional y consiguió que sus acciones tuviesen un fuerte impacto global tanto político como económico. En el año 2004 celebró el centenario de la FIFA. En mayo de 2007 se prohibieron los encuentros internacionales en lugares con alturas mayores a los dos mil quinientos metros sobre el nivel del mar, lo cual hizo que surgieran discrepancias en algunos países, por lo que finalmente esta norma se suspendió en mayo de 2008.

En mayo de 2015 competían por la presidencia de la FIFA el príncipe Ali bin Hussein y Joseph Blatter. El primer candidato se retiró finalmente, y dos días antes de las elecciones fueron detenidos diversos altos ejecutivos de este organismo por casos de corrupción. Poco después de su reelección Blatter renunció al cargo y convocó un congreso extraordinario para elegir al nuevo presidente de la FIFA en febrero de 2016. Giovanni Vicencio Infantino fue el elegido, el cual a día de hoy continúa en la presidencia.

Organización de la FIFA

Cualquier federación o asociación a cargo de la organización del fútbol en su país tiene abierto el ingreso a la FIFA. Por norma general, tan solo puede haber un único afiliado por país, aunque existen algunas excepciones como es el caso de las naciones británicas, que están constituidas por las cuatro asociaciones de fútbol de Irlanda del Norte, Gales, Escocia e Inglaterra. Esto se debe a que el Reino Unido es el lugar donde surgió el fútbol moderno. También está el caso de la selección de las Islas Feroe, las cuales son independientes de Dinamarca.

A continuación se mencionan las confederaciones que la FIFA tiene afiliadas a nivel de continentes:

  • La Confederación Sudamericana de Fútbol o CONMEBOL desde el año 1916.
  • La Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol o UEFA desde el año 1954.
  • La Confederación Asiática de Fútbol o AFC desde 1954.
  • La Confederación Africana de Fútbol desde 1957.
  • La Confederación de Fútbol de Norte, Centroamérica y el Caribe o CONCACAF desde 1961.
  • La Confederación de Fútbol de Oceanía u OFC desde 1966.

Himno de la FIFA

El alemán Franz Lambert fue el compositor del himno adoptado por la FIFA desde la Copa Mundial de Fútbol del año 1994 y la Liga de Campeones de la UEFA. Dicho himno solo tiene música instrumental, es decir, carece de letra, y suena justo antes de que se disputen los partidos internacionales, incluso en los encuentros amistosos, la Copa Mundial de Fútbol, el Mundial Sub 20 y Sub 17, la Copa Mundial Femenina, las finales de las competiciones nacionales y otros eventos especiales. En el año 2004 se hicieron unos pequeños arreglos a este himno con motivo del centenario de la FIFA.

Pin It on Pinterest

Share This