El cambio que ha realizado Zinedine Zidane para suplir las carencias defensivas. Después de analizar el staff técnico del Real Madrid las carencias defensivas que con el sistema 1-4-4-2 encontrábamos en el nuevo Madrid de Zidane, el técnico francés ha decidido realizar un cambio en su esquema con el fin de intentar defender más arriba y alejar el balón de la zona del área propia.

Como observamos en el partido contra la Roma, el Real Madrid se posiciona con un sistema con tres defensas (1 parte: Varane, Milatao, Nacho), dos carrileros (1 parte: IZQ-> Marcelo, DRCH-> Carvajal), 3 centrocampistas (1 parte: Casemiro, Fede Valverde, Modric) y 2 delanteros (1 parte: Benzema y Hazard)

Este sistema a nivel defensivo le permite realizar una presión muy alta, ya que, la flexibilidad de este sistema permite la acumulación de mucha gente en la zona del balón, además, las características de la línea defensiva le permite realizar una presión al hombre a los delanteros que bajan para realizar apoyos a sus compañeros, ya que, la velocidad de Varane y Militao le permite recorrer muchos metros hacia atrás, siendo muy difícil encontrar las espaldas.

Por otro lado, también permite tanto a Carvajal y sobre todo a Marcelo tener menos responsabilidad en el repliegue, aspecto en el que en los últimos tiempos le estaba costando al lateral brasileño. Además también se percibe un buen trabajo táctico con esta línea de 5 saltado jugadores hombre a hombre a los atacantes realizando permanente coberturas en forma 4-1.

Por último, destacar la agresividad con la que los centrocampistas marcan 1vs1 a sus pares por todo el terreno de juego para evitar la participación de estos, obligando incluso a saltar a Casemiro hasta campo rival.
Como hemos visto durante el partido de hoy en el Olímpico, este sistema a nivel defensivo tiene mucho por mejorar, ya que, el Real Madrid ha presentado muchas carencias cuando el equipo rival superaba la presión y le tocaba replegar, pero las pequeñas pincelas que hemos ido conociendo tanto el día del Salzburgo como el de hoy contra la Roma está haciendo presagiar un cambio importante en las estructura del equipo.

A nivel ofensivo, este sistema permite una gran ocupación del terreno de juego, sobre todo en zonas intermedias de los equipos defensores, como hemos podido ver hoy. Sabiendo que siempre el juego del Real Madrid se ha basado mucho en la consecución de pases juntando a mucha gente por dentro este sistema le permitirá fijar con dos jugadores por fuera, los carrileros, y poder acumular mucha gente dentro, esto lo hemos visto muy bien contra la Roma, solo que los pequeños matices que hace que las salidas sean más limpias como, las conducciones para atraer, los jugadores estirando líneas y la búsqueda de superioridades 2vs1, no se han realizado con mucha frecuencia, en cuenta, el equipo giraba dos veces el balón intentaba progresar con cambios de orientación en largo o intentando conectar directamente tanto con Benzema como con Hazard, sin duda este aspecto es uno de los que más ha de tener que trabajar Zidane, aunque con la calidad de ejecución e interpretación del juego que tiene este equipo seguro que no tardará en llegar los resultados.

Respecto a las transiciones, el Real Madrid, desde hace unos años se ha caracterizado por ser un equipo que tras robo busque mucho la verticalidad, la velocidad y calidad de Hazard junto con la buena asociación que tiene Karim, hace que esta esencia no deje de tener, y la verticalidad tras robo ser un punto importante en el equipo del galo.

Todo esto determinó que viéramos una versión mejorada de este Real Madrid que a falta de incorporar los pesos pesados al 100% y alguna incorporación más va carburando para el inicio liguero

Pin It on Pinterest

Share This
jQuery(function ($) { //open toggle $('a.open-toggle').on('click', function(event){ $('#toggle1.et_pb_toggle_2 .et_pb_toggle_title').click(); $('#toggle2.et_pb_toggle_2 .et_pb_toggle_title').click(); $('#toggle3.et_pb_toggle_2 .et_pb_toggle_title').click(); $('#toggle4.et_pb_toggle_2 .et_pb_toggle_title').click(); }); });